Su “HellPopStar” fue una de las revelaciones del 2018 y “Traumatismo Kraneoencefalico” -su mixtape a medias con Yung Beef– la confirmación de uno de los artistas más personales de la escena. Trap con trazas de emo a medio camino entre Lil Peep y Nirvana, y un carisma oscuro que hace de sus conciertos una comunión entre público y artista. Desde entonces no ha parado de trabajar y editar mixtapes como “Segador de almas” producido por Fish Narc (Goth Boi Clique), un compendio de amores tóxicos, drogas medicinales y angustia vital que busca la luz a través de estribillos épicos.